Saltar al contenido

¿Plancha Convencional o Centro de Planchado?¿Cual elegir?

¿Plancha o Centro de Planchado? That is the question. Quizás, te hagas las mismas preguntas que nos hacemos todos.

¿Qué diferencias hay?, ¿Merece la pena la diferencia de precio?, ¿Le voy a sacar más rendimiento a un centro de planchado que a una plancha convencional?

Como podrás intuir, hay muchísimas personas que se preguntan lo mismo y aquí vamos a intentar analizar cuales son las ventajas y desventajas de cada uno para que puedas realizar una elección razonada.

Como ya sabrás, la plancha genera el vapor en el propio electrodoméstico mientras que el centro de planchado lo genera en una caldera independiente. Eso es un matiz a tener en cuenta.

Centro de Planchado

Si te fijas en las tablas comparativas, el vapor constante que emite un centro de planchado, es casi el doble que el de una plancha. Esto hará que las arrugas se eliminen con menos trabajo.

 

Por supuesto, la presión también es mayor.

La capacidad del deposito de agua también es más grande, con lo cual, te permitirá más autonomía sin tener que volver a llenar el deposito.

Al tener la caldera aparte, el peso de la plancha en si, es menor.

Incluso, podrías efectuar plancha vertical para aquellas prendas que se arrugan con solo mirarlas.( aunque siempre tienes la opción de una plancha de vapor vertical, expresamente diseñada para ello ).

Por contra, son más caros. Si te decides por un Centro de planchado, vas a tener que desembolsar más dinero.

Ocupan más espacio y el conjunto en sí, es bastante pesado.

Además, al tener un deposito más grande, tardan bastante más en calentarse y enfriarse.

Aspectos a analizar para elegir un centro de planchado

Presión: Puesto que te vas a gastar el dinero, mínimo que tenga 4 bares.

Peso y dimensiones: Si no lo puedes mover o no puedes guardarlo en algún sitio, de poco te va a servir.

Capacidad: Que puedas realizar el planchado con un solo deposito, o mejor, que puedas rellenarlo sin tener que esperar a que se enfríe.

Golpe de vapor: Algunos modelos no lo tienen.

Plancha Convencional

La plancha de toda la vida, la que usan tu madre y tu abuela.

Es más pequeña, por lo que la puedes guardar en cualquier sitio.

Se calienta y se enfría muy rápido, nada más enchufarla puedes empezar a usarla.

Por supuesto, su precio es más económico.

Por contra, el deposito de agua es más pequeño ( No suele superar los 0,6 litros). Por tanto, te tocará rellenarlo para terminar la colada.

Al tener un vapor continuo inferior, tendrás que esforzarte más para eliminar las arrugas.

También es im portante saber que trabaja con menos presión que el centro de planchado.

Aspectos a analizar para elegir una plancha convencional.

La verdad es que las planchas de nueva generación no tiene nada que envidiar a sus hermanos mayores y si te decides por una de ellas, debes tener en cuenta los siguientes aspectos.

Potencia: Las nuevas planchas cada vez son más potentes, a partir de 2000 W, tendrás potencia para dar y regalar.

Peso: Al llevar el deposito de agua incorporado, debes comprobar que el peso de la plancha no sea excesivo. Piensa que estás un buen rato con ella.

Suela: Como todos sabemos, la suela es lo que más se desgasta en una plancha. Procura adquirir una con suela de cerámica u otro material de ultima generación que se deslice con suavidad por la ropa y sea antiadherente.

Mientras menos tengas que limpiar la suela con productos abrasivos, más te durará la plancha.

Programas: Las nuevas planchas vienen con un sin fin de funciones. Elige aquella que se adapte a tus necesidades.

En definitiva, en función de tus necesidades y tus gustos puedes elegir uno u otra.

Si no te pasas el día planchando, tienes poco espacio en casa y tu ropa no se arruga demasiado, te recomendaría una plancha convencional.

Son más económicas, menos voluminosas y tiene potencia y vapor continuo suficiente para planchar una colada normal.

En cambio, si pones muchas lavadoras, tienes espacio de sobra, tu ropa se arruga con facilidad y necesitas una gran cantidad de vapor continuo y potencia, decídete por un Centro de Planchado.

A la larga, te resultará más económico, pues, te va a durar más, son más resistentes y la suela tiene más dureza.

Como siempre, todo depende de tu economía y el uso que le vayas a dar, aunque no debes extralimitarte por arriba o por abajo.

Si apenas pones lavadoras y la plancha la usas lo justo, no tine sentido que te gastes más dinero en un Centro de Planchado al que no le vas a sacar rendimiento.

En cambio, si pones lavadoras casi a diario y te pasas buena parte de tu tiempo planchando, el comprar una plancha convencional no cubrirá tu necesidades y al final te será más caro pues tendrás que renovarla cada poco tiempo.

Desde miplancha te ofrecemos un catálogo surtido para que elijas el electrodoméstico que más se adapta a tus necesidades.